Reputación online

En un contexto donde ‘compartirlo todo’ se ha convertido en el principal objetivo, mantener el equilibrio entre éxito y credibilidad resulta fundamental. En este contexto, la expansión de la era digital está abriendo un nuevo escenario que requiere un cambio de paradigma, dando paso al concepto de reputación online.

No basta con estar presentes, hay que estar, sí, pero con credibilidad y prestigio. Una máxima que cada vez está más interiorizada.

Las redes sociales e internet aportan una visión que lejos queda ya de ser unidimensional, la información está al alcance de todos, a través de los múltiples canales. Por ello, tener el control de esa información es imprescindible. Por ejemplo, para algunas personas, una búsqueda en Google por su nombre puede devolver un conjunto diverso de resultados, de modo que esas imágenes pueden ser perjudiciales para su reputación si son negativas. “Dependiendo de la fuente, puede que no tenga los medios para eliminar la imagen”, explica Your Happy Business.

Según el Estudio Europeo Nielsen en 2015, más de la mitad de los usuarios (un 55 por ciento) cree totalmente o bastante en las opiniones online de otros consumidores. Por eso es tan importante controlar las opiniones negativas.

En cuanto a la información que se facilita a las redes sociales, la desprotección que existe es incuestionable. Al contrario de lo que muchos puedan creer, no es posible ocultar imágenes en las redes sociales. Desde una simple captura de pantalla o un solo click hacer viral una imagen o un comentario es una realidad al alcance de todos.

Lo cierto es que nadie está exento de sufrir alguna alteración en el universo internet. Por tanto, la protección en este contexto se alza como la herramienta fundamental para mantener el prestigio y la credibilidad. En este escenario surgen las empresas de reputación online como Your Happy Business, que tienen la misión de “dar la vuelta a la historia para recuperar, mantener y aumentar la reputación online”.

¿Cuáles son los instrumentos para ello?

Mejorando la expansión en tiempo real de la huella digital; la aplicación personalizada de herramientas; o la creación de contenidos web y su optimización hacen posible que la inmunidad sea sostenible y perdurable en el tiempo. Todo ello, además, enlaza con la visión de estas compañías: “comunicación, discreción y atención”.

Derecho al olvido

Que no estamos solos en la red no es algo nuevo, por ello, muchos expertos consideran que el derecho al olvido debe ser inalienable sobre todo si la información no se atiene a la realidad. Incluso en los casos en que se corresponden con la realidad, pueden tener un efecto nocivo, injusto, carecer de antecedentes penales etc…Es aquí, cuando se puede recurrir a este tipo de empresas que velan por garantizar este derecho. Basta con tirar de hemeroteca para recordar que cualquier usuario es vulnerable. El caso Asley Madison. El caso de este portal se destapó a mediados de agosto de 2015 cuando unos hackers entraron en su sistema informático y destaparon los nombres y cuentas bancarias de los miles de usuarios “infieles” que se habían registrado.

Políticos, futbolistas, importantes empresarios se vieron envueltos como clientes de esta web y muchos fueron chantajeados por los espías. Otro ejemplo, el ‘celebgate’, cuando la filtración de decenas de fotografías de famosos en internet puso en jaque la seguridad de los servicios de almacenamiento de datos en los móviles. En este caso, un hacker difundió en internet numerosas fotos de famosas, en actitud muy íntima y comprometedora, y se desató un escándalo en el que se vieron involucradas desde Jennifer Lawrence, Scarlett Johanson, hasta Vanessa Hudgens pasando por Rihanna.